MIDIENDO EL CIELO

Hola amigos y amigas, no quiero con este post entrar en dimensionar el cosmos, para eso tenemos a los científicos con sus teorías, sus instrumentos y ecuaciones matemáticas. Sólo pretendo, a modo de guía, mostraros como en el campo de observación podemos guiarnos con una brújula, o nuestra estrella polar, de modo sencillo, ya no hablamos si tenemos un planisferio.

El modo ideal, cuando se tiene algo de práctica es identificar las constelaciones para localizar los objetos a observar, tomando como referencia alguna estrella brillante o algún punto de referencia conocido, pero lo que os quiero transmitir en este momento no es la forma de localizar esos astros, sino trasladar la dimensión de la observación a un sistema de referencia sencillo como es nuestro propio cuerpo.

Como hablabamos en comentarios anteriores, en el sistema ALTACIMUTAL, el componente de ACIMUT o circunferencia que nos rodea, siendo nosotros el contro de la misma, se distribuye en grados, pues bién, veinte grados equivaldrían a la medida de un palmo de nuestra mano, extendiendo el brazo hacia el horizonte y dos grados serían la medida de la anchura del dedo pulgar. Esta burda, pero aproximada dimensión, me ha servido para posicionar distancias de objetos no visibles a simple vista conociendo la posición de un objeto visible, por lo que, os aconsjo la podais usar para moveros por el espacio de forma sencilla y eficaz.

Todo esto, siempre se podrá complementar con otros “trucos” para posicionarnos en el espacio, pero claro está, de acuerdo con los instrumentos que vamos a utilizar para la observación o si esta va a ser a ojo desnudo, al margen evidentemente de los objetos que queremos observar, pero esa es otra historia que posteriormente vamos a contar.

Saludos y buenos cielos

(433)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *