OBSERVACIONES: LA LUNA

Hola a tod@s:

El primer capítulo en las observaciones es la “observación lunar”, que por ser el objeto de mayor magnitud en el cielo nocturno, es el más fácil de localizar y estudiar. Todos los aficionados a la observación del espacio hemos comenzado admirando la Luna.

Ni que decir tiene que la Luna, tambien llamada Selene, por su rotación alrededor de la Tierra, posee varias fases conocidas por todos, y que son Luna Nueva, cuando no está iluminada por el Sol desde nuestro lugar de observación. Cuarto Creciente, cuando pasa desde su fase oscura hasta su fase totalmente iluminada o Luna Llena y Cuarto Menguate, cuando surca los cielos desde su fase plena de luz a la fase oscura de nuevo.

Hacer notar la importancia que tiene la Luna en la observación astronómica, ya que, de su fase y posición dependen las observaciones que los aficionados podemos realizar, todo ello en función de su tránsito por el firmamento, puesto que determina el grado de luz que tenemos en el cielo por la  aportación luminica que conlleva su paso, la cual, generalmente entorpece muchas observaciones, sobre todo las correspondientes a las de “Cielo Profundo”.

Pero esta circunstancia no debe empañar la belleza de la observación de nuestro satélite, que vamos a intentar describir, pero no sin antes aportar algunos consejos para tan bella actividad. Así pués, lo primero que debemos tener en cuenta es que por la luminosidad que el Sol proyecta en nuestro satélite, es conveniente observar el mismo en los cuartos creciente y menguante, ya que la luz que incide sobre la Luna, proporciona un juego de claroscuros en el suelo lunar, que nos invita a adentrarnos en sus cráteres y mares, y hacer de su observación un espectáculo mayúsculo, con una consideración importante, que va a hacer que nuestra observación, si se realiza con telescopio, sea larga y sin riesgo para nuestra vista, y no es otra, que dotar al telescopio de un filtro llamado lunar, cuya función es atenuar el brillo de la luz del Sol reflejada en la superficie lunar, y que es un filtro con lente polarizada, la cual resulta imprescindble para la observación lunar, o incluso un filro del tipo Neodimio, ya comentado en un post anterior a este.

Poco más a destacar de los preparativos para la observación de la Luna, si no es que podamos anotar los espacios lunares observados y los accidentes geográficos lunares localizados, para lo cual, y como consejo, os recomiendo que tengais a mano un planisferio lunar, para que sirva de guía y una práctica muy entretenida es ir detallando sobre dicho planisferio los puntos de interés que hubieramos observado. Como es de suponer en la red podemos obtener mapas lunares para consultar e incluso imprimir, al haber infinidad de posibilidades os invito a usar el que mejor os parezca, sólo teneis que escribir mapa de la luna en vuestro buscador web.

Saludos y buenos cielos

 

(465)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *