INSTRUMENTOS DE OBSERVACION III

¿Que tal amig@s?

Quedamos emplazados en el post anterior para rendir tributo a los prismáticos y lo vamos a hacer.

Los «hermanos pequeños» de los telescopios, han ayudado enormemente al iniciado en la astronomía, por varias razones, pero las fundamentales, creo que pueden ser, la facilidad de conseguirlos, su portabilidad y su sencillez a la hora de apuntar al cielo para ver lo que se busca.

En el mercado, existen innumerables tipos de prismáticos, con unos indicadores siempre del tipo 8×30, 7×40, 10×50, etc. ¿Que es esto?, ¿Qué indica?. Pues es bien fácil, el primer número antes de la x, expresa los aumentos que posee dicho aparato (veces mayor que se ve el objeto), y el número después de la x nos indica, en milímetros, el diámetro de la lente mayor. Así pués unos prismáticos 7×50, tendrán siete aumentos (el objeto que vemos lo apreciamos siete veces mas grande) y la lente mayor tendrá cincuenta milímetros de diámetro.

¿Cuales son los mejores?, pues no sé, para cada cual el suyo, pero, como siempre, bajo mi punto de vista, voy a indicaros lo que los aficionados a la astronomía pretendemos encontrar relativo a prismáticos, que capten bastante luz, y que el aumento sea moderado, ¿por qué?, porque los aumentos en unos prismáticos no van a determinar poder ver con algo de claridad un planeta, o detalles finos de la Luna, o una galaxia; para eso tenemos que irnos a un telescopio. Lo que nos va a importar es que, capten buena luz, ya que, esto nos va a determinar poder ver con claridad, alguna nebulosa, alguna estrella doble, algún cúmulo estelar, y con un grado de «temblor» de imagen aceptable, ya que, normalmente los usamos cogidos con las manos, y sin ayuda de trípode. Por lo que si yo tuviera que inclinarme por algunos serían unos 10×50, yo no los tengo, pero le compré unos a mi amigo Enrique Samper, que me dejaron impresionado, porque a parte de usarlos para visión terrestre, son muy nobles para visión astronómica, creo que son los que combinan en mejor grado la cantidad de luz que pasa a través de ellos con el aumento que ofrecen. (insisto en que esta es mi opinión personal)

Y ya empezamos con el problema de los aficionados a la astronomía, la ecuación AUMENTO/LUZ

Saludos y buenos cielos, aunque ahora casi siempre nublados.

(706)

INSTRUMENTOS DE OBSERVACION II

Hola a tod@s:

Una vez tenidos en cuenta los elementos del post anterior, vamos a entrar en materia óptica, que una vez más, la vamos a basar en la experiencia propia, que es muy corta, pero quiero compartirla, vamos a llamarla vivencia de observación.

Cuando miramos al cielo nocturno, y vamos descubriendo poco a poco su contenido, siempre queremos más, ya que nuestras ojos tienen las limitaciones que tienen, por lo que, para ese «más», estamos deseando tener alguna ayuda, que nos facilite descubrir, por poco que sea, las maravillas del universo; ¿y si pudiera ver Saturno y su «aro»? ¿y si pudera ver Júpiter?, ¿y la Luna más cerca?. Pues bién, nuestro sentido común nos manda coger lo más a mano que tengamos, por lo general, unos prismáticos, que casi siempre hay por casa, o un catalejo, ¿es esto correcto?, claro que si, y acertado, como regla de oro siempre he seguido, la de MAS VALE PRISMATICO PEQUEÑO QUE NADA, y con esta norma, he logrado tener unas preciosas experiencias al mirar el cielo.

Llegados a este punto, os daré unos consejillos, que después de leer artículos y artículos sobre astronomía, he seguido y creedme, son fundamentales para la observación. Antes de mirar a través de algún instrumento óptico, incluso con el «ojo desnudo», hemos de esperar que nuestra vista se acomodé al lugar y a la falta de luz, ya que, estaremos en un lugar más o menos oscuro, por lo que, tenemos que dejar que la pupila de nuestro ojo se dilate, fruto de la ausencia de luz ambiente, y esto llevará unos 15 o 20 minutos, cuanto más dilatada se encuentre, más luz dejará pasar, y en consecuencia más objetos luminosos tenues podremos ver a ojo desnudo, con el instrumento que llevemos en ese momento.

Dato el de la pupila muy importante, ya que, irá ligado a la observación, cuando trabajemos a muchos aumentos, ya llegaremos. Por el momento nos vamos a quedar con la idea, y vamos a intentar apreciar los prismáticos como se merecen en nuestro siguiente post.

Buenos cielos, y hasta pronto.

(557)

INSTRUMENTOS DE OBSERVACION

¿Qué tal amig@s?, hemos estado situando los objetos siderales, como referenciarnos, y claro, falta lo primordial, la observación.

Al margen de lo que pudierais imaginar, prismáticos, telescopio, planisferio, brújula, etc., primero tenemos que obtener otros instrumentos, unos intangibles y otros tangibles. Con esto no me refiero a física y metafísica, sino, en primer lugar a LA ACTITUD con la que vamos a ir a realizar la observación; es fundamental la predisposición al momento en el que se va a ir a observar el cielo nocturno, no es una obligación, no es una carrera para ver todo lo que podamos y más; amig@s, es un placer, es un tiempo de relajación y de comunión con el cosmos, es un modo de «parar el tiempo», en soledad o en compañía, TU ELIGES LO QUE SIGNIFICA PARA TI. Y ante todo no tengas grandes pretensiones de visualizar espectaculares astros, deja que el cosmos se muestre a tí.

Obvio es que las fechas en las que estamos (invierno en España), no resulta agradable estar en la terraza de casa, o en el campo, viendo estrellas, ¿o sí?, tu decides, ya sabes, si es por gusto…, y si es tu caso, NO OLVIDES que algo fundamental para la observación es llevar ropa adecuada, incluso en verano, no perdamos la perspectiva de que la observación del espacio requiere bastante tiempo, y que normalmente se realiza en un sitio apartado y desabrigado, por lo que, no olvideis, la ropa de abrigo, acorde con el momento, incluso en pleno verano, no os imaginais los catarros que he cogido por no observar esta regla. Cabeza debidamente protegida con gorra o gorro, guantes en las manos, y pies abrigados. Si eres chica, nada de faldas (lástima), ni en verano, ya que, al magen del frio que podamos sentir, no olvidemos a nuestros amigos los insectos, y sus picaduras. Para todos, preferible una camisa de manga larga en verano y en invierno el suficiente abrigo para no tener frio, sobre todo cabeza y extremidades.

Algo de comer, y BEBIDA fría o caliente, según el tiempo que haga, y por supuesto, algo para sentarse.

Ya sé que parece broma, o un post de moda y hogar, pero también sé de algún acompañante que en vez de disfrutar del momento, estaba pensando y diciendo ¿cuándo nos vamos?.

Lo dicho amig@s, ACTITUD y EQUIPO ADECUADO.

Buenos cielos y, por cierto en estas fechas, si no hay nubes, Jupiter, precioso.

Hasta pronto

(632)

MIDIENDO EL CIELO

Hola amigos y amigas, no quiero con este post entrar en dimensionar el cosmos, para eso tenemos a los científicos con sus teorías, sus instrumentos y ecuaciones matemáticas. Sólo pretendo, a modo de guía, mostraros como en el campo de observación podemos guiarnos con una brújula, o nuestra estrella polar, de modo sencillo, ya no hablamos si tenemos un planisferio.

El modo ideal, cuando se tiene algo de práctica es identificar las constelaciones para localizar los objetos a observar, tomando como referencia alguna estrella brillante o algún punto de referencia conocido, pero lo que os quiero transmitir en este momento no es la forma de localizar esos astros, sino trasladar la dimensión de la observación a un sistema de referencia sencillo como es nuestro propio cuerpo.

Como hablabamos en comentarios anteriores, en el sistema ALTACIMUTAL, el componente de ACIMUT o circunferencia que nos rodea, siendo nosotros el contro de la misma, se distribuye en grados, pues bién, veinte grados equivaldrían a la medida de un palmo de nuestra mano, extendiendo el brazo hacia el horizonte y dos grados serían la medida de la anchura del dedo pulgar. Esta burda, pero aproximada dimensión, me ha servido para posicionar distancias de objetos no visibles a simple vista conociendo la posición de un objeto visible, por lo que, os aconsjo la podais usar para moveros por el espacio de forma sencilla y eficaz.

Todo esto, siempre se podrá complementar con otros «trucos» para posicionarnos en el espacio, pero claro está, de acuerdo con los instrumentos que vamos a utilizar para la observación o si esta va a ser a ojo desnudo, al margen evidentemente de los objetos que queremos observar, pero esa es otra historia que posteriormente vamos a contar.

Saludos y buenos cielos

(453)

CONOCIENDO EL CIELO NOCTURNO III

Muy explícito el enlace que os adjunté en el pasado comentario para hacernos una idea clara de como nos podemos mover mediante el sistema ALTACIMUTAL por el cielo ¿verdad?. Pues bien, si nos damos cuenta, una vez localizada la Estrella Polar, y teniendo en cuenta que allí está el Norte, podemos tener controlados todos los puntos cardinales de forma muy aproximada, ya que, si como nos indica el esquema del post anterior, el Norte es el punto 0 grados, cada 90 grados hacia la derecha (movimiento de las agujas del reloj o movimiento horario) tendremos en primer lugar el Este, a los 180º el Sur, a los 270 º el Oeste y a los 360 º el punto inicial de nuestra circunferencia. Y si a esta referencia le añadimos otra que nos de una altura en el cielo, de tal modo que la hagamos corresponder con un ángulo, sobre el suelo, tendremos una referencia tan precisa para nuestro propósito que será de gran ayuda para localizar un punto concreto en el cielo.

Claro que sí, ALTA es la altura que queremos determinar en el cielo y el AZIMUT, nuestra posición de observación en el centro de un círculo cuyo inicio, O grados o Norte se situa mirando la Estrella Polar, y cuya graduación la hemos descrito anteriormente.

Esto parece complicado en principio, pero es sumamente sencillo, cuando practicamos un poco. Además si disponemos de una brújula, podemos ver exactamente la posición en grados que tenemos en un memento dado, y veremos que, vuelvo a insistir no es complicado para un acercamiento inicial.

Un poco más complicado sería determinar la altura, o ángulo de inclinación que debemos determinar y para ello, muy útil, sigue siendo nuestra Estrella Polar, la cual desde nuestra latitud, se sitúa a unos 40 grados sobre el suelo, por lo que entre el suelo y la Polar estamos en una franja de 0 a 40 grados, y desde la polar hasta el Zenit, punto más alto encima de nuestras cabezas, situado por tanto a 90 grados, tendremos los objetos entre 40 y 90 grados. Estos márgenes son suficientes para identificar objetos brillantes y constelaciones en un momento determinado, ya que, amigos y amigas, el cosmos está en constante movimiento.

Espero vuestras experiencias estableciendo el sistema de coordenadas, altacimutal desde vuestro lugar de observación, en base a la Polar, esa nuestra «estrella fija».

Hasta pronto, y buenos cielos

(483)